Investigación

Modifican Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo y el Art. 168-A del Código Penal tras el Caso Mcdonald’s

Todos los procedimientos y medidas adoptados para garantizar la protección de la salud y la seguridad en el lugar de trabajo han estado sujetos a una evolución constante a la que han contribuido diversas y variadas fuentes. No obstante, hay que subrayar que, lamentablemente, algunos de esos cambios son generados por eventos muy tristes y dramáticos que evidencian, como en el caso del reciente accidente en el local de la cadena McDonald´s de Pueblo Libre que dejó el saldo de dos trabajadores fallecidos, producto de un electrocutamiento por una máquina averiada, las precarias condiciones en que muchos trabajadores desarrollan sus actividades laborales y en las que ponen en constante riesgo su vida y su salud dentro de un clima de verdadera desprotección y explotación.

A raíz de este acontecimiento, también se pudo comprobar la carencia de una real vocación de prevención por parte de las empresas empleadoras, la inoperancia de las instituciones encargadas de supervisar y fiscalizar la seguridad que deberían presentar las mismas y, sobre todo, un marco jurídico que a la luz del análisis muestra una serie de vacíos e inconsistencias que confirman claramente que al Estado muy poco les preocupa las condiciones en que laboran los trabajadores en el Perú.

Ante estos hechos que han generado el repudio y la indignación popular y el serio cuestionamiento que se ha realizado a las autoridades por su inoperancia e indiferencia ante esta realidad, el Poder Ejecutivo, a través del Decreto de Urgencia N° 044-2019, ha introducido sendas modificaciones a diversas leyes relacionadas a la seguridad y salud en el trabajo, empezando precisamente por la Ley 29783, Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo; Ley 28806, Ley General de Inspección del Trabajo así como la modificación del artículo  168-A del Código Penal que establece las responsabilidad penal del empleador, cuando éste expone a peligro inminente la vida, la salud o la integridad física de sus trabajadores de forma grave. Como puede verse se trata de una serie de normas modificatorias tendientes a optimizar el actual marco jurídico que regula y establece la seguridad y la salud en el trabajo en aras de dotar de una mayor eficacia a las mismas y de generar una instrumentalización más adecuada para abordar esta materia[1].

El aumento gradual y continuo de las protecciones en el campo de la seguridad laboral no incluye solamente la dimensión de la protección de la salud física del trabajador, sino también de establecer criterios que establezca la responsabilidad penal del empleador de forma mucho más clara y precisa de la que se venía manejando en el Código Penal. Al respecto, haciendo un análisis más exhaustivo respecto al artículo 168 – A recientemente modificado del referido cuerpo legal, hay que señalar, siguiendo a Salinas Siccha[2], que esta norma se enmarca dentro de tres principios fundamentales que son: el principio de prevención, el principio de responsabilidad y el principio de protección. Dentro de ese contexto es que se desarrolla la tipicidad de esta figura en la cual se incurre en el delito cuando, de forma deliberada e infringiendo las normas de seguridad y salud en el trabajo a las que legalmente se debe estar obligado, se pone en peligro inminente la vida, salud o integridad física de los trabajadores. Al respecto es importante señalar que en el texto modificado se enfatizaba la frase “habiendo sido notificado previamente por la autoridad competente”, la misma que sido retirada con la reciente modificación en comento. En otras palabras se trataba justamente de la trampa legal con la cual el empresariado se escudaba para no asumir la responsabilidad que le compete pues el delito sólo se configuraba si se daba esta previa exhortación o notificación por la autoridad competente. Recordemos que, en el caso tratado, este local de McDonald no había recibido inspección alguna, sea por la municipalidad o por el SUNAFIL, lo que determina que la muerte de estos trabajadores simplemente quede en la impunidad pues, pese haberse promulgado esta reciente modificatoria, no puede ser aplicada retroactivamente al caso señalado. Se trataba sin duda alguna de un verdadero mamarracho jurídico que, sin embargo, se mantuvo en el Código Penal durante una buena cantidad de tiempo, dejando en claro cómo se han manejado las leyes en el Perú.


[1] Rodríguez Cabrera, Rafael: Salud en el trabajo y seguridad industrial Alfaomega Grupo Editor, S.A., México D.F., 2014, p. 188.

[2] SALINAS SICCHA, Ramiro, Derecho Penal – Parte Especial, Editorial Iustitia, Lima 2019, p. 858.

Deja un comentario